martes, 16 de marzo de 2010

Jigging, una enfermedad.

Podría llamarlo afición, costumbre, pasatiempo, deporte... pero más bien puede que debamos llamarlo enfermedad, pues la pesca con señuelos, y en concreto el Jigging y el Spinning, han sobrepasado sobradamente para mí los anteriores apelativos.
Cuando los quehaceres cotidianos dan tregua, buscamos la excusa más inverosímil para poder lanzarnos al mar o sus cercanías, vivimos cada picada como si fuese la primera del día, nos dejamos el sueldo en tiendas de pesca, y en definitiva nos complicamos la vida por esa llamada afición. Vamos, que si todas las aficiones fuesen cómo ésta...
Claro, que no todos lo disfrutamos de la misma manera... Me gusta.

Temprano, muy temprano...

Dani y yo quedamos con mi tío Pachico en el varadero a las 6 de la mañana. ¡A las 6!
Vivo en un pueblo marinero que está en el quinto pino, y el puerto desde el que pensábamos salir queda a 45 min. en coche.
Total, que a las 4:45 estoy en planta con los ojos pegados  decidido a pasar una mañana muy interesante.
Aún de noche, el "Greca" ya navegaba  con la intención de recorrer unas 20 millas hasta llegar a nuestro destino, una plataforma de unos 100-140 metros de fondo que cae por sus lados a abismo. Pinta bien, pero mejor no hacerse ilusiones. Peores cosas ya se han visto.
Amaneciendo ya estamos sondeando la zona en busca de alguna mancha interesante que delate algún depredador. Comienza el baile.
Pasando las 8 de la mañana  el que escribe tiene la primera picada franca del día. Buen comienzo:


Loquillo de poco más de 5 kilos que lucho por su libertad desde los 120 metros. Rapidamente volvemos a recalar sobre la marca con la esperanza de engañar otros carangidos, pero parece que están "mimosillos"...por lo que optamos por movernos e ir tocando la zona.
De nuevo servidor vuelve a enganchar una pieza, ésta a medias aguas:


Un sierra medianito, de esos que ya animan la recuperación y se dejan la vida en el momento en que comprueban que el cielo y la superficie del agua no son lo mismo.
El tema mosquea a los compañeros, hay ausencia de picadas y parece que de momento sólo me toca a mí.

Las malditas Leyes de Murphy

Sobre las 10 de la mañana, en la misma marca en la que se han dejado sentir los medregales, esa "Ley" que dice que sacarás todo el pescado pequeño, el mediano se escapará aunque pongas todo tu empeño, y en el equipo pesado se clavará el pez pequeño, en el equipo light se clavará el gordo..., se hace notar con toda su fuerza.
Mientras hablo con Pachico, veo como su Stella 8000 se frena y la caña de 30 lb se dobla considerablemente. Comienza a salir hilo con fuerza y se notan cabezazos que delatan al animal: medregal de los creciditos.

Después de unos cinco minutos de pelea ocurre lo que menos esperábamos, se suelta. Comienzan a sonar palabras de impotencia y malestar por parte de mi tío...
Otra vez arriba de la marca y vuelve a sonar la campana para Pachico:


Precioso sierra de casi seis kilos, gordo, plateado y rabioso.
El reviro de la marea llenante se deja notar, y de nuevo Pachico, al par de garetes realizados vuelve a subir otro "pequeño perrito":


Al patrón se le nota en la cara que la cosa para él ha cambiado después del medregal que perdió. Dani, mientras, va pasando el rato con risas y se toma con buen humor la jornada, a pesar de no haber tenido suerte con las clavadas.

De nuevo Murphy
Es en ese momento, ya a pleno sol de mediodía y mientras comentamos la mala suerte que hemos tenido a la hora de clavar algunos peces cuando veo a Dani cacheteando algo que dobla bastante la Hart 40lb. Dos carreras bastaron para de nuevo hacernos a la idea de que teníamos otro buen bicho al otro lado.
Pero claro, Murphy vuelve a reivindicarse y se van al carajo todas las ilusiones creadas durante la brega.

Hoy ya está claro que no va a ser un día de grandes trofeos, ya se nos ha echado el mediodía encima y comienza de nuevo a dejarse sentir inactividad en un mar tan azul y trasparente que me parecía poco razonable continuar con ese suplicio bajo un sol de justicia. La pesca ya estaba hecha y tampoco nos había ido tan mal.
Los últimos lances dieron como definitiva captura del día esta bicuda para servidor, que se convirtió en el primer espetón que inusualmente ataca uno de mis señuelos a 120 metros de fondo:


Un día de larga pero placentera navegación, buena compañía y pésca entretenida. Repetiremos por aquí, eso seguro, y esperamos que de nuevo estén por allí los del antifaz para exaltarnos el corazón y danos esa dosis de adrenalina y satisfacción necesaria.

Pd: En estos días hemos dedicado mucho tiempo a perseguir y tentar a los atunes mar adentro. No hemos tenido suerte con los grandes, pero sí hemos disfrutado de muchísima acción con los más pequeños de la familia. Aparte, la diversidad de fauna marina avistada no envidia en lo más mínimo a las mejores imágenes de la BBC o el National Geografic.
Hablaremos de ello.

7 comentarios:

Brujulas dijo...

Saludos Femes.

Interesantes sus comentarios y relatos.

Bonitas capturas y Jornada de Pesca.
Seguiremos atentamente sus encuentros.

Saludos a su compañero Pachico tambien.
Es un fiera.........Quedo muy bien en el primer certamen Jigging Record.

Saludos. http://elbrujulas.blogspot.com/

Efrén dijo...

No os podéis quejar... no estuvo nada mal el día.
Saludos.

Femés Elvira, dijo...

Gracias Gorka.
Los saludos a mi tío serán dádos.
En ese certamen quedamos muy bién, el tridente fué Pachico, Dani y servidor. Buenos recuerdos.

Tienes razón Efrén, el día estuvo muy bién.Pero parece que los bichos que sobrepasan los 10/15 kl están tocados por una varita...
Me rásca y me quéma un póco.

Saludos

Y digo yo dijo...

Lo que tienen que hacer es no dejar al Murphy ese que se suba al barco, jeje

Bromas a parte ha sido un buen dia sin duda. ¿Qué tamaño de assist usan?.

Femés Elvira, dijo...

Jejej... El Murphy se súbe el sólo sin permiso, si fuera por mí lo tiraba al agua 30 millas mar adentro o en medio de una pajarera con ballenas...
Lo habitual suelen ser Owner Sj 51 del 0/9, 0/8, pero de vez en cuando también usamos los 0/11, dependiendo de la anchura de los jigs y la bóca de los bíchos. También usamos otros anzuelos de vez en cuando, pero siempre del 0/9.

Y digo yo dijo...

Salvo que valla a light, siempre SJ41 11/0, es mi manía.

Femés Elvira, dijo...

Perdona Abe, no tenía el paquetito cerca: son Sj41... Puede que me haya acostumbrado al 9/0.
El 11/0 tiene sus más y sus ménos, pero evidentemente un bícho grande se engancha mejor y más afianzado.
Imagíno que serán manias mias también, y que si dejo el 11/0 pésco igual...y puede que hasta mejor. Les volveré a dar confianza en ciertas piedras.
Saludos y grácias Abe.