martes, 4 de octubre de 2011

Disculpen la tardanza, pero uno ha estado muy liado.
Ha sido una semana y media full, a tope en la que no hemos parado, sobre todo de pescar. Desde la semana pasada han ocurrido bastantes cosas cerca y en medio del mar.

Jigging, cogiendo la forma...

Hacía tiempo que no me subía al "Greca" acompañado de mi tío. Teníamos ganas de seguir tanteando a los grandes medregales, y sondear marcas habituales de samas y abades, que por mi parte se han hecho de rogar, no por la de Pachico. También tenemos en la mente el próximo "Rubicón Fishing Jigging Record", y queremos ir retomando viejas costumbres, como amigos y como equipo. Dani faltó por trabajo, pero en breve se sumara durante alguna jornada.

Me levanto a las 4,30 de la mañana, me marco una hora de coche hasta llegar dónde se guarda el barco, otra media hora hasta llegar al muelle...y por fin a las 6,30 estábamos en el agua. Una odisea para este ser que adora la cama y es fan de la postura horizontal.
Total, que sobre las 7 de la mañana ya estábamos bajando al fondo jigs, primero el patrón mientras yo preparaba mi equipo. Primera bajada, y primer trancón en el fondo.


Sube una señora bicuda de 7 kl, de las que se ven ya de muy en cuando.
Ya en la segunda bajada, rescato del cajón de los recuerdos un Quicker Long de Bassday, un jig que llevaba años olvidado en casa y que decidí raptar para darle su oportunidad, a sabiendas de que tocaríamos piedras con posibilidades de buenos carángidos. El jorobado en sus días dio bastantes alegrías con los del antifaz.


Uno, dos, tres, cuatro... y zassss!!, quedo clavado. Al principio se dejó venir, para acto seguido arrancar con una carrera leve, y volver a subir unos diez metros. Finalmente, ya para no liarme, acabó transformándose en lo que seguramente era, una servilola dumerilli, para arrancar con una carrera contundente hacia el fondo, ante la que nada pude hacer ya que la trenza partió incomprensiblemente, seguramente debido a algún de roce anterior.

A partir de ahí tan sólo puedo decir que con la fuerte leva que reinaba en el mar, y el ventoral que producía unos garetes terribles, comencé a marear y vomitar hasta tal punto que practicamente no pesque, y mucho menos saqué fotos de las múltiples capturas.
El patrón pescó sólo, y atestiguo que cada bajada que realizaba se saldaba con una sierra o bicuda, amén de una sama pluma y dos loquillos pequeños que volvieron al agua. Se presagiaba actividad en el fóndo.
Lo más interesante hasta entonces fueron dos pajareras que se levantaron a pocas millas, en las que ballenas, pardelas y listados se movían rápidamente dando leña en superficie. Usar señuelos de superficie era cosa imposible por las omnipresentes pardelas que los atacaban sin recelo, por lo que me anime con un Bujinu ante el que no se pudo resistir un hermoso listado de 10 kl.


Para lanzar, tan sólo tenía a mano la Kenai con el Twin Power 4000 embobinado con 30lb, por lo que fue una gozada pelearlo, si bien me dí rápidamente cuenta de lo mal que podría haber acabado la cosa si llegan estar por medio rabiles o patudos medianitos, que no hubiesen necesitado mucho para seguramente haberme dejado con las manos vacías.

Abandonado el tema de los atunes, volvimos a fondos de 120-130 metros, en los que de nuevo el patrón se saldaba cada bajada con una captura. Yo mientras, seguía a lo mío dejando el estómago...
Fue increíble presenciar tal actividad, si bien me maldecia por casi no poder sostenerme en pié y mantener el equilibrio; esos días son los que uno siempre desea y yo tuve el peor día que he pasado embarcado. Pachico me marcó un 18-2, toda una goleada ante mi cara amarilla y mis escalofríos sudorosos.


Un día casi terrible en su momento, pero a día de hoy un día curioso y cuanto menos entretenido. Pescar con mi tío siempre es agradable.

Días de spinning, y los Vecinos de visita.

Estos días atrás no hemos parado, y personalmente me he dado una paliza considerable, y todo sea dicho, sin obtener demasiada recompensa.
Tenía acordado con los compañeros y vecinos de la Maxorata, José Luis y Alejandro pasar unos días por aquí el Miércoles y Jueves, por lo que aproveché Lunes y Martes para patear veriles con Dani. Tan sólo este pejerrei subió para hacerse con el Pro Q y plantar una bonita pelea después de buscarlos durante toda la mañana.


Ya durante los días que pasé junto a mis vecinos nos dedicamos a tocar todos los diferentes veriles que pudimos tras sierras, bicudas, pejerreis, bailas y lubinas, buscando específicamente pese a las malas condiciones que tuvimos. Fue una pena que el viento y las olas nos impidiesen pescar en los lugares que teníamos planeados, si bien salió una sierra y una señora aguja, además de algún que otro pejerrei y baila que acabó desanzuelandose. Igualmente, la actividad nos jugó una mala pasada. El compañero Abe lo tiene muy bien relatado en su blogg "En el Intento".
Señores, como les dije, fue un placer pasar tan buenos ratos con ustedes, y espero volver a verlos muy pronto. Un fuerte abrazo.

Más Jigging.

Después de descansar el viernes de tanto caminar y pescar, el sabado decidimos salir con el barco Pachico y el que escribe, y de nuevo por desgracia Dani se perdía la visita a Fuerteventura por culpa del trabajo(o no, ya que por la tarde salió en "El Oriolano" e hizo una muy buena pesca de listados y bicudas).
Fue un día de bonanza total (unas 10 horas de pesca activa), con un sol radiante y un agua totalmente clara. No disfrutamos de las capturas que esperábamos, pero si tuvimos la suerte de dar con algún loquillo y numerosas bicudas que rompieron la monotonía con la que nos encontramos en ocasiones.


Desde aquí quiero mandarle también un saludo y un abrazo a los chicos del "Bazoka", que nos acompañaron durante la jornada, y con los que compartimos un fantástico almuerzo en alta mar.
Buenos pescadores de jigging y mejores personas, lograron hacerse con varios de bocinegros, loquillos, sierras y alguna bicuda. Buena pesca la de los compañeros.

Y más spinning...

Como decía al principio, no he parado la pata durante estos días, en los que ni tiempo he tenido para ponerme al día por aquí con cada jornada de pesca.
Ayer decidí volver a una zona que toqué hace días junto a los vecinos majoreros. Aconsejado por Alejandro y J.L., bailas, lubinas, pejerreis y ocasionales palometones eran el objetivo con la marea llena.
Durante tres horas caminé por todo el veril lanzando y probando artefactos, si bien finalmente me decidí por pequeños jigs y bucktails adornados para ganar lance y evitar las abundantes algas que había en el fondo.


Los primeros en aparecer fueron los pejerreis, pequeños pero muy entretenidos con el equipo ligero. Cuatro fueron puestos en seco, y otros tantos lograron zafarse el señuelo entre saltos y olas en la orilla. Todos fueron liberados.


Ya con la marea vaciando y de vuelta al coche con poca luz, una pequeña e imprevista baila ha sido la que ha tomado la muestra en la orilla, un bucktail perla al que no le presagiaba esta presa. Una lástima que no fuese la mama o el papa.


Foto y al agua.


Llegando al coche, suena el móvil: hay sms de Abe y llamada perdida, mostrándome una foto de un hermoso palometón con Antonio de protagonista que menos de 10 kl no aparenta en la imagen. Lo llamo para que me cuente, y me pone los dientes largos y afilados.... (abajo enlace a la entrada). Antonio a tenido suerte con varios ataques y capturas importantes, y desde aquí le doy la enhorabuena por esos fantásticos animales. Son unos maestros los majoreros, y no sólo lo demuestran con sus capturas, si no también con las sueltas y sus buenas maneras.


En fin, que el de ayer fue un día de pesca ligera, de captura y suelta, y de más pateo. De los lebranchos, ni olerlos, por lo que seguiré buscándolos antes de que desparezcan.
Hoy he descansado de tanta pesca, y mañana vuelvo a la rutina del pateo por veriles, esta vez con la cabeza puesta en los dorados. Pasado toca de nuevo Jigging y spinning de barco... Ya les cuento.

Un saludo.

7 comentarios:

Y digo yo dijo...

Esas levas embarcados hacen estragos en mi estómago de vez en cuando, aunque por suerte soy de los de largar y quedar en forma.

Por aquí hemos decidido darnos una tregua para que las "Xs" no arrugen mucho el hocico hasta nuestra semanita de gloria.

Suerte estos días que te vienen, dale un saludo al eléctrico Dani ;)

Y digo yo dijo...

El listado parece un tonel de buen vino :):)

Borja [Artificialmente] dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Borja [Artificialmente] dijo...

Te doy mi enhorabuena por el Blog Y por el empeño, dedicacion y esfuerzo que supone este gran trabajo realizado.

Será un placer seguirlo e incluso añadirle un enlace en mi Blog.

Un Gran saludo desde el mediterráneo.

___________ ____________ ____________

http://artificialmentespinning.blogspot.com/

raul lomac dijo...

menudo bicho compañero!! me imagino la guerra que dio ese pequeño-gran tunido!!
por otra parte, te devolvemos ese abrazo con mucha fuerza y os agradecemos a los del greca avernos brindado la oportunidad de conoceros y de aprender de grandes jigger como lo son ustedes!! GRANDE ESE GRECA!! Y AUN MAS GRANDE EL PATRON Y SU TRIPULACION.. Un saludo fiera... ;)

Femés Elvira, dijo...

Los saludos serán dados vecino, un abrazo y suerte igualmente(espero que estos días el movil vuelva a sonar ;) )
Que no me vuelva a dar el chungo en múcho tiempo por favor...


Gracias Borja. Vamos haciendo lo que sepuede, e intento que guste y sirva para algo, tanto para todos los que lo visitan como para mí. Igualmente echaré un vistazo a tú página.
Un saludo.


Raul amigo, lo pasé en grande con ese atuncito, y mejor lo pasé el otro día en los ratos que pasamos juntas las dos embarcaciones. Han aprendido rápido, y sobre todo le han puesto más ganas e ilusión que múchos otros. Las capturas que logran ultimamente lo demuestran ;). Un abrazo también para tu hermano.

Marco dijo...

Muy buenos relatos Femes. Se me habia escapado. Me ha gustado mucho la captura del listado. Enhorabuena!! y a seguir como lo haces....