miércoles, 14 de septiembre de 2011

Saliendo del bache.

Spinning de temporal.

Hace unos días Dani estuvo por la Octava, dando varazos mientras yo trabajaba y él aprovechaba lo que le quedaba de las vacaciones. El tiempo nos traicionó a los dos, que pensábamos disfrutar de días de calma y lo que nos encontramos cada mañana no fue más que viento de cara y fuertes golpes de mar. Es lo que tiene el relieve de esta isla. Sin embargo, varios ataques al Pro Q y al Aile terminaron por levantar algunos animalitos para el compañero.


Este pejerrei salió volando por los aires mientras se clavaba el magnífico paseante de Seaspin, y antes otros tantos también mostraron interés sin llegar a tomar el señuelo correctamente. Al Aile le tocó otro "saltator" que con toda la suerte del mundo fue devuelto al agua.
Para terminar el día tuvo la suerte de dar con un grupo de lubinas que no dudó en subir para incarle el labio a un trozo de plástico que zigzaguea y recorta como el mismísimo Messi.


Decir que por mi parte aquí en Lanzarote, ese día tan sólo me acerqué a por lubinas y después de patear seriamente el veril, me volví como llegué..

Al día siguiente, antes de entrar a trabajar los dos, decidimos acercarnos a territorio de dorados, para hacer nuestras primeras incursiones de temporada con estos fantásticos animales. Han habido según nos comentan algunos amigos avistamientos (y matanzas indiscriminadas) de ejemplares pequeños, y Dani ya hace unos días logró hacerse con dos désde barco, pequeñines que volvieron al agua. Nosotros queremos los grandes, y los pequeños prefiero que ni aparezcan para no destrozarlos con los triples.
Con un viento lateral terrible, la mañana transcurre desde primera hora tranquila, sin ataques ni señales de vida. Ya sobre las 11 un ataque al Bujinu, y una carrera que termina en desanzuelado me altera el ritmo cardiaco. Dani también ha sentido algo y nos olemos la jugada de las sierras apáticas que patrullan el veril.
Llevo la Ilicium Team con el 2500 y sus 15lb, ideal para llegar dónde no puedo con el 30lb y la Kenai. Equipo ligero, pero sobradamente potente como para pelear sin miedo si el escenario lo permite.
Unos minutos más tarde ya me encontraba aflojando freno.


La pelea duró unos 10-15 minutos, y el animalito paso de pejerrei entradito a sierra robada, pasando en algún momento por negrita. La clave de tanto desacuerdo fue que el escamudo vino clavado por el lomo, facilitando sus fugas. Lo pasé como un enano con esta sierra simplona.


Unos cuantos lances más, y a recoger los bártulos que ahora tocaba fichar a las 13:00. De los dorados ese día, ni rastro.

Lances de barco.

Nos estamos aficionando a combinar las salidas en barco. Tocar piedras con hierros es una pasión que nunca cambiará, pero cierto es que esta luna no nos ha ayudado mucho, y que la cosa ya no es como antes. Una buena solución que hemos encontrado es la de hacer spinning costero y en marcas someras dónde sabemos que hay animalitos de paso. Hay días mejores y peores, pero lo cierto es que disfrutamos y siempre hay algo interesante que contar.

Antes de ayer tocó salida en el Oriolano. La actividad era alta (supuestamente), pero con el mar totalmente en calma y el sol en lo alto se presagiaba lo peor.
Del jigging, nada que decir: un desastre sin llegar a sentir una misera picada. Ante el aburrimiento que se apoderaba de nuestra moral, decidimos poner rumbo a tierra para tocar bajas de sierras, bicudas y pejerreis. Tenemos la esperanza de ver a los dorados y echarnos unas risas.
Durante dos horas disfrutamos de unas 5-6 carreras, toques y ataques de pejerreis bastante apáticos, pero una vez más no hubo suerte con ellos.
Tan sólo las bicus se dignaron a aparecer y clavar como dios manda, una para mí y otra para Dani.



La de Dani fue una preciosa bicuda, de unos 6 kl que engullo el señuelo hasta dentro. Una pena igualmente que estas ya sólo se vean raramente.


La apatía de los carángidos en superficie era evidente, pero nos empecinamos en continuar tentando la capa superior. Y a última hora hubo suerte a medias, con un pejerrei enorme que atacó al Pro Q a tres metros del barco, dejando ver parte de la cabeza y el lomo, estallando en el agua y perdiéndose con una severa y potente carrera. Menos de 10 kl no podía tener aquel magnífico ejemplar, que supo aprovechar el poco fondo en el que nos encontrábamos y el tiempo que transcurrió mientras duró la pelea para finalmente deshacerse de los triples. Una pena el desenlace, que dejó a Dani con el evidente cabreo ya que esos animales ya son muy raro verlos, cuanto más engañarlos.

La Graciosa.

Ayer estuvimos de nuevo, con la idea de pescar durante todo el día y volvernos por la tarde.
Durante el trayecto, aprovechamos para hacer un poquito de jigging en busca de algún bicho que sacie el hambre de peleas en el fondo que arrastro ultimamente. Sale una sierra solitaria y ante la inactividad, tentamos la superficie con algo de spinning. Tengo dos trancones que no se concretan, tratándose de dorados pequeñitos que corren tras los señuelos pero muestran poca agresividad. Al poco rato, Dani tiene trancón y por la pelea pensamos que puede tratarse de algún tunido.


Finalmente fue un listado el que atrapó el señuelo y planteó una pelea bastante entretenida. Se esta viendo a menudo a estos animalitos, cosa que hasta ahora para este que escribe era inhabitual por las fechas en las que nos encontramos.


Una vez en La Graciosa, rápidamente cogimos los bártulos y pusimos rumbo a veriles que conocemos bien, con la idea de pasar el día caminando y tocando piedras.
En los primeros lances ambos tuvimos ataques en la espuma, pero no fue hasta varias horas más tarde al llegar a una zona de poco fondo, con mucha espuma y barrancos que atravesaban toda la zona cuando tuvimos algo de suerte. Un escenario perfecto para pejerreis y lubinas.
Esta preciosa señora, de unos tres kl no dudó en atacar el Bujinu.



Tras muchos más lances en la espuma sin ver nada, observamos como dos entrantes se sitúan a nuestra derecha, y no dudamos en movernos y probar. Me sitúo en una piedra a poca altura, con una plataforma frente a mí de unos 30 metros que se sumerge a un metro para luego caer al abismo.
En una de las recogidas tengo pegada, y después de trabajar más de 10 minutos con un pejerrei de unos 8 kl (lo tuve frente a mí, practicamente varado), y superar varias piedras, justo a pocos metros de la orilla sucede lo peor: se tranca la bobina del Twin Power, el eje no gira y la manivela no va. Tengo frente a mí al animalito, lo puedo ver dando coletazos en 1 metro de agua pero no puedo recoger. La única opción fue tirar de él, y en el último momento, en el último instante, se ganó la libertad al abrirse una de las anillas que va con los triples, llevándose el pircing. Me quería morir; lo tuve frente a mí, después de tanto correr y sortear obstáculos.
El resto de lances fueron sin ganas, sin ilusión ni confianza. Pusimos rumbo de vuelta al pueblo.

Para rematar el día, terminamos con algunas bajadas más a lo profundo, decepcionantes intentos que una vez más dejaron algún que otro ataque fallido. De nuevo, solamente las bicudas aparecieron para clavar correctamente.

Así han sido las últimas jornadas de pesca, entretenidas pero con muchas perdidas. Espero que la cosa vaya mejorando poco a poco.

Pd: Aún tengo pendiente informar sobre el asunto que prometí anteriormente(es un lio...).
Saludos.

6 comentarios:

Y digo yo dijo...

Bonita foto del Listado, yo hace muuuucho que no los veo.

¿Qué pasó al final con Twin Power? joder que rabia.

Femés Elvira, dijo...

Aún tengo tareas pendientes con la Nikon, pero esta del listado también me gusta. Con más experiencia seguro le hubiese sacado más jugo. Seguro que estos días das con ellos ;)

Lo del Tp fué (con perdón) una putada... Se trancó la tapa del fréno con la parte superior de la bobina, puede que se deba a que ha cogido holgura el eje. Por dentro la bobina quedó mellada, lo que me hace pensar en el eje(de mecánica entiendo lo jústo, y esto es la primera vez que me sucedia)... Lo curioso es que después, mientras reflexionaba sobre las piedras, inspeccioné el TP, y volvió a funcionar y pescar sin problemas. Voy a probarlo estos días, a ver si va bién o hay que mandarlo a reparar :(.
Esto es un aviso para que me pille el 5000hg de una vez.

Y digo yo dijo...

Curioso, yo hace pocos días le di un apretón a la tuerca del S2500FI la que está bajo la bobina en el eje, les damos mucha caña y la mecánica sufre.

Raul lomac dijo...

bonitas fotos compañero!! ya se echaban de menos tus relatos... imforma imforma que nos tienes abandonados jejeje..
por cierto hace ya como un mes!! que mientras pescaba con mi stella 8000 me sucedio lo mismo, y el fallo fue que como se me avia liado la bobina y al tratar de desenliar, saque la bobina y al volver a colocar la bobina en su posicion no llege a colocarla correctamente y el freno me tocaba en el pick`up nose alomejor te ayuda en algo...
saludos!!!

Raul lomac dijo...

porcierto e tenido que crear un blog para poder poner comentarios!! algo raro no??
un saludo

Femés Elvira, dijo...

Una de dos Raul, o coloqué mal la tapa del fréno, o puede que el eje necesite un apretón. Gracias por el comentario ;)
Por cierto, blogger anda fatal, no deberia pedirte más abrir un perfil para poder comentar. Cosas de la red...
Cuidate, y un abrazo.