jueves, 2 de junio de 2011

Captura y suelta.

Hace unos días nos animamos a echar un ratito lanzando.
En un día oscuro, con poca resaca y viento de costado, decidimos probar suerte al abrigo de los riscos y las calas, tras pejerreis, lubinas, bailas y algún eventual palometón, que inexplicablemente a pesar de buscarlos y pescar a conciencia para ellos, no aparecen dónde deberían, y sí en fotos de pescasubs que aún se encuentran con ellos.

No teníamos mucho tiempo, pensábamos dedicar las últimas horas de la tarde para caminar un poco y tentar en las olas al personal, dónde por el tipo de condiciones de aquella jornada era inevitable que algún bichillo del gran azul se moviese con la pleamar.

Después de la lógica terapia de carretera, caminamos hacia el puesto elegido que vemos a los lejos lanzando entre las olas y espumas por si dábamos con algún bicho, pero ni la insistencia ni los señuelos fueron del gusto, si es que alguien los observaba allá abajo. Paseantes, jigs y minnows trataron el engaño sin llegar a ver o sentir nada durante una hora.
Llegados al lugar elegido, una cala de poco fondo con piedras y arena, decidimos separarnos y empezar a rastrear toda la zona, Moisés con jigs y yo con el Pro Q y los Bujinus de Seaspin. Nada durante más de media hora de pateo y lances, por lo que vuelvo sobre mis pasos y al llegar dónde el compañero, me comenta la captura y posterior suelta de un pejerrei pequeño. Bueno, parece que algo se mueve...
En menos de cinco minutos ya había sufrido dos ataques al paseante, por lo que cambio otra vez al Bujinu y en siguiente lance me hago con este pequñín:

El Bujinu, un señuelo que tanto a baja como rápida cadencia nada de una forma espectacular. Trabajandolo igualmente con diferentes jerks también se muestra como un plato muy suculento...

Unas cuantas fotos, y después de mantenerlo en el agua un buen rato recuperándolo, volvió nadando con fuerzas, cosa que me preocupaba; por dejadez y mala costumbre, no le quité el segundo triple al señuelo(viene armado con tres buenos triples), clavandose este en mal lugar. Espero que haya tenido suerte.


Mientras Moy también probaba con algún minnow, pero su obsesión por los hierros hizo que fuese con estos con los que lograse la última captura, otro pejerrei de dos palmos que tras la foto de rigor, volvió por dónde había venido.





Y ya nada más dio la tarde, debido en parte a nuestras prisas ya que muy posiblemente con la caída del sol algún ejemplar más se hubiese equivocado con la comida.
No hubieron animalitos grandes o destacables, pero si como siempre buenos momentos cerca del mar, charlando y disfrutando con una persona que cada día me sorprende más con locuras e inventos que pocas veces te dejan indiferente.

Seaspin.

Después de haber probado correctamente los señuelos de esta casa, me es imposible no reiterarme, no repetirme o caer pesado con el tema. Lo sé, pero es inevitable.
Inevitable por el simple hecho de que estamos tremendamente contentos con esta casa.
Ante todo, quiero decir y dejar costancia de que tanta reiteración puede parecer y dejar entrever que lo hago por interés personal, por la buena relación que mantengo con esa casa. Y en parte tampoco se equivocan, pero sólo en una.
Debe el personal que pasa por aquí entender que hay cosas inevitables, y que cuando se suman dos factores que te agradan enormemente, como es la calidad de un producto y una buena relación, la unión de ellos hace que la cosa se torne en felicidad y agradecimientos. Me explico:
Es muy pero que muy complicado no poder alabar unos señuelos que de entrada, tienen el origen y la calidad de los mejores señuelos del mercado : el lejano oriente. Si, la mano y el buen hacer nipón están presentes en todos sus señuelos, logrando la excelencia en cuanto a diseños y natación que tanto nos seducen.
Por otro lado está el precio: pese a ser unos muy excelentes señuelos, el coste de ellos es contenido en comparación con lo que ofrecen otros fabricantes y distribuidores de casas como Daiwa, Lucky Craft, Ima, River2Sea, María... Señuelos que pueden permitirse bolsillos no muy pesados.
La calidad: Nadan como "pez en el agua", vuelan como misiles, provocan ataques correctamente y muy importante: son muy duraderos, con capas holográficas y de protección que resisten las prolongadas embestidas de los peces con dientes.
Finalmente la disponibilidad me parece igualmente muy importante, ya que aquí en canarias y en la península son muy fáciles de conseguir...

Son los señuelos perfectos?? Pues tal vez puede que sí o que no. Y tampoco soy quién para así calificarlos, pero si creo que en un mercado dónde prima la calidad a buen precio, y dónde se nos ha descontrolado el tema económico del "tackle" de la mano de fábricas principalmente japonesas, americanas y australianas, tener a fácil disposición señuelos para el lanzado que se codean con algunos de los más preciados señuelos del mercado "comercial", me parece de agradecer.

Tampoco puedo dejar de nombrar a Steffano Pisu, persona encargada en lo que refiere a la casa Seaspin, y con la que mantengo una buena amistad ya que pocas veces me he encontrado con alguien que viniese de pesca a esta isla con tanta humildad, buen humor y gratitud (malas experiencias pasadas con prepotentes, fachas y supuestos gurús que han estado aquí me han dejado mal sabor), pese a ser excelentes pescadores con dilatada experiencia en otras aguas. Con sus buenas formas y las de sus compañeros, solamente puedo corresponderle con las mismas palabras.
En fin, que es lo que hay, y no puedo decir otra cosa...

2 comentarios:

Y digo yo dijo...

Y punto pelota, jeje, mestás tentanto chacho ;)

Moises dijo...

Que bueno!! hace tiempo que no hecho una con Moi el grandullón jeje, no se deja ver, le da por épocas. A ver si un día nos conocemos Femés y echamos una con Moi. Un saludo