lunes, 21 de febrero de 2011

Spinning de Invierno.

La cosa anda floja. Estamos inmersos en una locura de factores meteorológicos que cuando no obligan a guarecerse del viento y mares, trastocan los planes con variantes imprevistas. Vientos del sur-este combinados con el clásico alisio del nor-este, mares duras del norte que de repente viran en dirección oeste... y entre todo esto, bajones y subidas en las intensidades, que tan sólo procuran algún hueco para acercarse al mar y tratar de echar un rato. Poca cosa.
Eso sí, como siempre alguna ventanita se abre.


Visita express

En estos días nos hemos acercado al líquido marino, con mucho viento y ganas de probar Bucktails que unos amigos y compañeros de Tenerife nos han dejado por aquí. Al amigo David, Alberto, Dani y Aarón, gracias señores.
Resulta que estos buenos pescadores se vinieron a pasar unos días a la octava, con la idea de disfrutar de unos días de pateo y lances en un entorno tan conocido como maravilloso. Las condiciones del tiempo no fueron buenas, pero aún así los 4 disfrutaron de buenas jornadas en las que varias capturas subieron a darles los saludos de rigor. Unos maestros de la artesanía, y mejores personas. Fue corto el tiempo que pasé con ellos, pero de verdad que lo disfruté. A todos ellos, los espero de nuevo por aquí. Será un placer disfrutar de su compañía y buenas maneras.
Un abrazo a los 4.


De piedra en piedra

Han habido muchos días sueltos, jornadas de pateo y observación intensivas de los pesqueros, ya que la cosa no estaba para confiarse en excesos.
Los últimos momentos que he pasado lanzando por los veriles los he pasado junto al compañero Moisés, persona grande y fuerte que necesita caña dura, carrete pesado y señuelos que carguen esos brazos. Con menos parece que lleva una piruleta. Le cuesta (por gustos) trabajar señuelos delicados, lanzar con cañas ligeras, recoger con una manivela pequeña... pero pesca. Fuera pijerias y delicadezas las justas. Tan bruto a veces meneando un Tamentai o un Raider, como delicado en las formas y maneras. Un Crack.
Le gustan los paseantes y le atrae la pesca en superficie en general, pero no tiene paciencia y acaba siempre volviendo a sus señuelos fetiches, hierro. Hierro que lanza al quinto pino y que le funciona a las mil maravillas. Practicamos dos formas diferentes de spinning, y aprendemos el uno del otro.
Tan bien le va con sus hierros ( es todo un loco inventor) que uno de estos días en los que he coincidido con él al llegar a la zona sobre las 7,30 de la mañana, el señorito ya tenia su captura asegurada en seco.


Lo curioso fue ver como mientras yo aún no había echo ni tres lances, el ya tenía de nuevo su vara doblada con otro sierra. Mientras lo trabaja, me acerco a su lado y en unos cuantos lances otro pequeño pero luchador atuncito estaba doblando mi caña. Los ponemos en seco y en otros tantos lances de nuevo Moy llega con los hierros dónde yo no puedo ( me resistía a desacerme de un minnow) y engancha su tercera pieza de la mañana. Me ha dado una paliza terrible y empiezo a replantearme mucho, demasiado, el uso de algunos hierros que sé funcionan muy bien. De polivalencia va la cosa.
La pleamar termina por echarnos del lugar con una serie de olas que augura la subida de la fuerza que ya pronostican los medios meteorológicos.


Al día siguiente planificamos el día para encontrarnos de nuevo en el mismo veril, y bien temprano ya se encontraba el compañero lanzando, aprovechando la marea vacía que permitía acercarse a la orilla. Yo llego sobre las 8 de la mañana. Al llegar me comenta que no hay señales de vida, y tras varios intentos con minnows y hierros decido colocar un Sammy, con la única intención de entretenerme viendo sus contorneos antes de mudarnos de lugar. Ni siquiera le había cambiado los triples de fábrica. Error.
Una sombra aparece detrás del señuelo y lo saca volando, pero no clava. He avisado a tiempo a Moy, que ve la jugada y como vuelvo a imprimirle velocidad al paseante sin perder la calma. Una carrera de unos 10 metros detrás del señuelo y finalmente un pejerrey se hace con él. Me imagino lo que debe de ser la pesca en superficie en el trópico... y me muero de envidia y ganas por disfrutar de bajones, canales y playas dónde los Gts, Groupers y Snapers se dejan los dientes a flor de agua.
Total, que un pequeño pejerrey de unos 3-4 kl terminó por abrir los triples del señuelo justo en el momento de la varada, cuando la misma ola que lo subió por los riscos decidió devolverlo al líquido marino.

Si con la marea vacía nos habíamos decantado por buscar sierras, pejerreys y bicudas (que por cierto, para mí están desaparecidas desde costa), con la marea llena y la fuerza de mar que había la mejor opción para aprovechar la jornada era tantear en la espuma y optar por el equipo ligero.
Unas cuantas horas más en la orilla al más puro estilo de vadeo, con el agua por encima de la cintura buscando en aquellos lugares que me llamaban la atención. Una pequeña lubina sale a mis pies para hacerse con el señuelo sobre la cresta de la ola.


Una chiquitina que no tardo en reavivar con mucho cuidado y que vuelve a su medio en plena forma.


Al hilo de todo esto: tengo la firme idea de comenzar una especie de trabajo personal basado en el marcaje de las capturas liberadas. Son muchos los pejerreys, sierras, bicudas, medregales... que liberamos a lo largo del año, y me interesa muchísimo conocer ciertos hábitos como sus desplazamientos en áreas determinadas, tiempo de crecimiento... Sé por lo que me he informado y lo que he leído en numerosos artículos que es muy complicado, y lleva mucho tiempo y calma, pero me atrae la idea de conocer mejor el medio que tanto disfruto. Si con ello también ayudo de alguna forma a informar, entender mejor a nuestras presas y respetarlas, ya será estupendo. Lo intentaremos, y veremos que pasa y si es viable.

Dejando atrás la suelta y marcaje, sólo me queda dejar por aquí lo que salió a retratarse conmigo en el último día de lanza y recoge. Uno de esos días en solitario.
No había intención de buena jornada y menos había planificado nada, por lo que sobre las 10 de la mañana pensé que veril podía ofrecerme alguna posibilidad si me aventuraba a acercarme al mar.
Con la marea llenando, y después de avistar un bando de unas 10 lubinas en una ola lejana que jamás pude alcanzar, un sargo ataca un Sasuke y rompe la monotonía que sufro en la espuma con las lubinas.


Primer sargo de este 2011. A decir verdad, ya había hablado con algunos compañeros lo raro que me parecía que en estas fechas y con los rebozos que hay, no entrase ninguno de estos animalitos.


Sobre las 13,00 y con la marea casi llena, y después de dos baños con caña ( dícese de aquellos revolcones leves producidos por las olas que acaban poniendo al pescador literalmente con el agua al cuello dentro de un charco, caña en mano y dentro del agua por supuesto) decido moverme de punta para lanzar en otra dirección. Le doy la oportunidad a uno de esos señuelos olvidados, el Sashimi de Duel que llevaba meses sin salir del estuche y en par de lances me brinda su primera captura de este año. No vuela mucho, y tampoco resiste mucha corriente, pero me encanta el aleteo y los cambios de color que produce según el ángulo de luz.
La culpable de que ya le haya puesto triples nuevos al Sashimi:


Lubina que no llegaba a los 3 kl, pero que como siempre lo ponen difícil cuando entre las piedras la trenza que tratas de no rozar es de sólo 15lb. Una nena que concluyó aquella jornada para dar paso al descanso que a día de hoy prosigue.
Han habido bolos, ratos en los que acercarse al mar ha sido inútil y días en los que hacer kilometros tan sólo han servido para ejercitar los brazos y lanzar hierros, lo único capaz de volar cuando el alisio hace acto de presencia por aquí y te empecinas en querer pescar.
La cosa está rara... un día sube y al día siguiente baja, sin que nadie lo espere. Está semana dicen que baja, no sé si será verdad, pero el amigo Daniel y yo ya estamos tramando para liarsela al Patrón del Greca y reunirnos los tres en uno de esos días en los que hayan sorpresas o no, siempre lo pasamos en grande.
Esperaremos, a ver si esto baja o no baja...

8 comentarios:

Josep M. Pons dijo...

Buena crónica compañero! Como dices la pesca en superfície es espectacular.
Un saludo y suerte en las siguientes jornadas!

Y digo yo dijo...

Que bueno, aquí con nuestra orientación geográfica el viento barre de punta a punta y la mar friega orillas en busca de latas, cartones, bolsas y demás mierdas.

Que lo sigan ustedes disfrutando caballero ;)

Efrén dijo...

Buena jornada, enhorabuena.

Cabello dijo...

Interesante lo del marcaje Femes.Me gustaria conocer tu idea,de como marcarlos,pues he intentado realizarlo con los que hacen el marcaje y suelta en "Bcn",supongo que sabras quien es,y casi que necesitamos ir a un curso por esas aguas.
Ilustrame compañero.
Un saludo

Moises dijo...

Muy buen relato compañero, como siempre la insistencia da sus frutos y el q la sigue la consigue, en estos dias de subidas y bajadas fuerza tambien yo consegui poner algunas sierras en seco. Saludos a moises mi tocayo con el que hace tiempo que no hecho unos lances, espero coincidir y conocernos en alguna pesca!!

Femés Elvira, dijo...

Buenas Josep. Sí que es maravilloso ver como se abre el agua.
Saludos.



Por aquí la cosa también anda negra José Luis... la forma y la orientación hacen que el N/E barra de arriba abajo. Tampoco viene mal, así limpia algo de lo que muchos van dejando.
Igualmente, suerte estos días señor, que parece que afloja y algo se puede hacer. Un abrazo.



Buenas Efrén, han sido días y momentos sueltos en casi dos semanas en las que el viento y las olas no dan casi tregua, cosas de invierno y es lo que toca. Saludos.



Buenas Tony. Yo lo que sé de este tema lo conozco básicamente a través de pescadores conocidos que lo practican (por escritos y reportajes suyos). También me he informado a través de videos y reportajes, revistas... Pero nunca lo he presenciado, y creo que sería bueno asistir a uno de esos cursos que se suelen hacer por costas mediterráneas, dónde creo se escucharon las primeras voces sobre este asunto para la pesca con señuelos (evidentemente, lo suyo seria asistir aquí en Canarias). Tengo que ponerme en contacto con ellos, a ver que me cuentan del tema.
Igual algún lector también nos ayuda y aprendemos algo más sobre esto, ya que si por Canarias soltar un pejerrey es cosa rara entre el personal, perder el tiempo en fotos, datos, recuperación, marcaje, suelta...es más complicado aún ;), pero igual poco a poco...
Será que a uno le pica la curiosidad por saber alguna cosilla que pasa ahí abajo.
Saludos y un abrazo.



Buenas Moisés. Serán dados, aunque él suele pasar por aquí y recibirá los saludos.

Capt Rusty Hook dijo...

Great Blog!

Femés Elvira, dijo...

Thank´s Rusty Hook ;) , you have a great blogg too, it looks very interesting . Wellcome...