jueves, 21 de octubre de 2010

Viendo la luz.

Este se puede decir que ha sido mi peor fin de verano en cuanto a pesca se refiere en varios años atrás.
He sufrido algún tipo de "apalancamiento" moral, motivado básica y únicamente por el hecho de que este año mi cuerpo no se ha adaptado correctamente a las largas horas de trabajo nocturno, que ha hecho que mi motivación se resienta notoriamente.
Pero bueno, entre una cosa y la otra, vamos saliendo del túnel y hemos vuelto a ponernos las pilas. La verdad que eran muchas cosas, y a veces uno se lía y de tantas cosas que queremos hacer, adquirir, hablar, colgar... terminamos no haciendo nada.

Carretes, cañas, señuelos...

Tenia pendiente la adquisición de un Twin Power 5000Hg, que al final terminó concretándose en un 4000Fc, a la espera de que llegue el Hg desde EEUU.
Por otro lado queria arreglar la Beast Master 3,00 con la que suelo pescar. El mango de corcho es una porquería y decidí cambiarlo por eva, sin tocar el portacarretes.
Finalmente llevaba tiempo tramando para hacerme con una Lamiglass Kenai Pro de 2,60, acción 30-70. La tengo pensada para pescar en superficie, y junto con los Habano de Allés Lures y algunos trastos que quiero pedirle al compañero Chinesteta, espero que este mes que viene esté todo por aquí. El Hg ya sabemos a que vara se lo voy a adjudicar.

Shimano Twin Power 4000Fc. Lo tengo pensado para la Beast Master, y para un futuro no muy lejano light jigging. También estuve pensando en Stradic, Saragosa, Certate, Catalina y Seagate, todos en High Gear.


Vuelta al veril.

Como decía anteriormente, casi me he pegado un mes sin tocar una caña, y tuvo que ser un amigo el que me sacara de casa y me animase a darme una vuelta por los veriles.
Fue Moisés, un viejo amigo con el que hacia tiempo que no departía buenos ratos, con quien me puse a dar varazos en un día en el que aunque el viento era bueno, todavía quedaba resaca de mar de fondo y había que andarse con ojo. El había amanecido en otro puesto, y después de varias horas de varazos, se pasó por mi casa para raptarme y probar por otros lados...

Sobre las 12 del mediodia, a esa hora que le parece tan inusual a muchas personas( y con razón), estábamos el grandullón (es enorme) y servidor llegando al veril. Me situo primero en una punta que conozco bien, y mientras lanzo veo a Moisés como se coloca en otra punta en la que tiene muchas posibilidades de llevarse un buen golpe con las olas. Le comento que se coloque unos metros mas allá, en otra ensenada, y que lance a la espuma que hay allí...
Sigo lanzando y recogiendo, veo como efectúa el primer lance con un jig y en par de vueltas de manivela y acción endiablada, queda pegado. Y yo con cara de "ehh??!!


A esto se le llama llegar y tocar el santo. Buena sierra para el compañero.
.
Tras una bonita pelea, durante la que vemos otros compañeros de bando del escamudo y yo trato de engañar a algún otro sin éxito, consigue poner en seco una preciosa sierra de 4/5 kl, gorda y peleona. La capturas nos enciende, y tras varios lances más, vuelvo a mi sitio en busca de suerte.
Vuelvo a ver como el compañero se sitúa, y de reojo veo como hace un lance, dos, y al tercero... de nuevo tiene con la caña doblada.
Vuelve a repetir con las sierras, esta algo más pequeña, y yo vuelvo a su puesto a lanzar mientras sacamos fotos y comentamos el ataque, que se ha producido mientras bajaba el jig, errando el ataque varias veces antes de tomar la muestra.
Aguantamos dos horas más de implacable solajera, pero ya no se produjeron más ataques. En menos de 10 minutos el compañero se resarció del bolo que se había llevado por la mañana, después de haber amanecido en otro veril.

Bolo tras bolo.

Después de ese día que pase con el amigo Moisés, he estado otros tres días pateando a ratos por las piedras, tratando de engañar algún pejerrey, sierra...y comprobando si las lubis están por dónde suelen dejarse ver. Con los primeros no ha habido suerte, he tenido algún ataque incluso a mis pies, pero por desgracia no he terminado de clavar en condiciones.
Con las segundas, sencillamente, ni las he visto. Tampoco he estado mucho detrás de ellas, pero algo me dice que el agua aún no está para ellas.


En fin, que hemos vuelto a los vaivenes del spinning costero, ese que promete un buen otoño-invierno con los habituales comensales de nuestras muestras, y esos palometones con los que este año si espero tener algún encontronazo.
En cuanto al jigging, eso es algo que casi tengo olvidado, y no por que uno quiera, si no más bien por que es tremendamente difícil cuadrar mis días libres con los de los compañeros y los días de pesca. Haber si alguien se apiada de mi en breve y me deja echarme a la mar. Pachico, Raúl, Dani... rescatenme de las sombras!!

Realmente, después de más de un mes sin tocar una caña y pasearme por los veriles, he vuelto a recordar y disfrutar de esos momentos tranquilos y solitarios, en los que me evado de problemas e inquietudes, y me sumerjo en pensamientos surreales mientras espero a que se frene en seco la muestra.
Igual que antes, he agradecido enormemente el estar cerca del mar, oler el salitre, el marisco...escuchar a los bisbitas, ver como las últimas pardelas de la temporada llegan a tierra para alimentar por ultima vez a su pollo, bajo un atardecer que con colores y formas cautivan la vista y renuevan el alma... Como dice el anuncio: Esto no tiene precio, para todo lo demás, Master Card.



Bueno, me despido hasta otra, espero que pronto y tocando escama por fin. Ya son varios los bolos sufridos, y creo que ya toca.
Ahora tiro como una escopeta para el trabajo, que ficho a las 10,30 y no está la cosa para fallarle a la maquinita.

5 comentarios:

Y digo yo dijo...

Que bueno volver a leerte .)

El equipo nuevo, una maravilla, me gusta.

¿Bolos? ¿Qué es eso? :)

"...estar cerca del mar, oler el salitre, el marisco..." hasta dentro, fuerte y profundo, exale lo más tarde que pueda :)

Te veremos con Palometón antes de finalizar el año, seguro .)

Un saludo

Femés Elvira, dijo...

El carrete es una virgueria, y la caña ha quedado bastante aligerada :). La Beast Master me parece toda una guerrera, y de la Kenai sólo he oido maravillas. Paolo tiene parte de cúlpa:)

jajajjja...casi me parto con lo de los bolos. Pero en fín, resignación, es lo que me toca ;). Casualidades de la vida, hoy he pillado la prima palometilla, de medio dedo y robada, pero palometilla. Premonición??

Que linda Canarias, su mar y su tierra...

cañacortada dijo...

Eso, eso, PALOMETÓN :)

Cada día parece que es más difícil trincar unos cuantos animalillos, sin embargo mira que bien le fue a tu compañero y a que horas:). Estoy convencido que las capturas llegarán.

Saludos.

paolo dijo...

Femes cuidado que te oigo....
saludame el pequeñito

Femés Elvira, dijo...

Muy buenas Angel.
Espero que llegen compañero ;).
Estar, estan por ahí, así que espero que esto se anime.
Con los lebranchos parto cási de cero, tengo múcho que aprender de ellos, toda una alegria y una odisea. Con la Kenai empezeré la guerra con ellos:)

Saludos.


Jjejej...Paolo, sé que estas al tanto :). A ver si cuadramos. Un abrazo.