sábado, 24 de julio de 2010

Una ventana abierta al patio canario.

El patio canario es amplio, y variado. En el se pueden encontrar diferentes y variadas especies vegetales y animales. Es un espacio de relajación, entretenimiento y a veces, trabajo. Un lugar complejo en que muchos son los que animan la fiesta y nos visitan.
A veces se está tranquilo y placidamente pescando, pero la mayoría luchamos para mantener el equilibrio y suministrar las fuerzas. Las estancias en el patio suelen ser duraderas, aunque ultimamente nos hemos abonado a visitar el patio justo cuando hay fiesta, o creemos que la hay.

De ruta.

Hace justo dos días, el Jueves, muchos por estas islas vimos la luz. En teoría se nos presentaba un día con viento muy moderado del norte y una fuerza de olas sostenida, pero que tendería a subir a última hora.
Lo predijo y nos lo puso a huevo la página del tiempo que "nunca" se equivoca, San Windguru, y como el amigo Dani estaba de viaje por Gran canaria participando en el Campeonato de Canarias de Jiujitsu, Aarón y servidor organizaron para el día en cuestión. El objetivo, los moradores de la espuma.
El amigo está recién operado de menisco (artroscópia, pero el insiste), y decidimos coger el Suzuki Santana para inspeccionar terrenos inhabituales, playas lejanas e inaccesibles... Tendrían que habernos visto: Aarón caminando por la arena y las piedras con una muleta, y yo llevando las cañas y bolso.
Si alguien nos vio, nos debió tomar por locos enfermos de la pesca.

El día estaba inestable, muy inestable. Tanto que sobre nosotros llovía, mientras que en nuestra querida y vecina Fuerteventura radiaba el sol.
Sobre las 11,30 ya estábamos danzando por caminos de tierra en busca de lugares que llamaran nuestra atención. La zona la conocemos, pero nunca la hemos pescado como pretendemos: spinning ligero.
Después de dejar a Aarón en una punta lanzando, me dirijo hacia mi puesto, y antes de que me aleje 50 metros, ya está el amigo cantando pegada. Corro por las piedras para ayudarle, y al llegar, tiene varado este pejerrei:


Siguen dejandose ver esporádicamente los pejerreis, aunque la mayoría son de pequeño tamaño. Este se fue por dónde vino.


Triples y anillas de mantequilla.

Se tragó un Dolcce de Duel casi entero, hasta tal punto que llevaba los tres triples clavados. El primero y más cercano a la cabeza del señuelo, lo abrió completamente( anilla y triple) seguramente por culpa de las fuerzas opuestas y de la baja calidad de estos elementos.
Por suerte, con algo de delicadeza y paciencia, conseguí sacarle los triples de la boca y reavivarlo lo suficiente como para que nada más tocar el agua, saliese disparado hacia la espuma. Indultado hasta que coja más kilos.
El problema del señuelo lo solucioné colocándole los triples de un Saltiga magullado que reposa en la caja.

Dicentrarchus punctatus

Después de sacar fotos, liberar al pejerrei y dejar al compañero en su punta, me dirijo de nuevo a esa piedra desde la que me parece que hay un buen lance, prometedor por lo menos.
He colocado un Stick bait de Abu García, que la novia de Aaron le ha traído desde Irlanda, tierra de lubinas y cerveza negra.
Comienzo a lanzarlo, y me percato de que para nada lanza como los TD, Nabarone, Dolcce...pero se deja poner a una distancia suficiente, aunque algo corta. En 4-5 lances trato de comprobar como se comporta, como nada...y no lo hace mal, pero en momentos de contracorriente, tiende a salirse del agua si se le apura. Aún así, algo parece que se interesa en pequeño señuelo irlandés.

Un lance, dos lances...y entre pruebas, a los puede que cinco minutos, algo decide frenar el señuelo.
Aviso al compañero para que se percate de la pegada, y cuando vuelvo la vista al agua, veo algo que me altera y sobresalta: lo que me parece a mí una lubina, salta fuera del agua, y detrás de ella viene otra aleta que parece pejerrey. Trato de acercarla rápido, cuando siento un fuerte jalón e imagino la dentellada y el trocito de pescado que me va dejar si no me apuro. Entre todas estas, se me enreda la trenza en la puntera, y ya sólo me faltan las olas que me bañan para dejarme en una situación complicada.
Gracias a que con algo de suerte y pericia, desenredo la puntera, me pongo a resguardo y consigo varar una preciosa Baila de casi dos kilos.
Al sacarla, puedo comprobar el regalito que le ha dejado en el lomo los dientes el pejerrei:


La primera baila de año, con Stick Bait de Abu García.


Le pido a Aarón que tire unas fotos (malas por cierto, las prisas y el poco interés hacen que casi saque yo mejor las retrateras con y sin el temporizador), y mientras yo me entretengo con mi captura, él, astuto y cauteloso, sale con la muleta disparado hacia el lugar de dónde ha salido la baila. Veo como se coloca, hace un lance penoso, ni de 20 metros, y en pocas vueltas de manivela queda con la caña ligeramente arqueada. Bingo!!!
Sin muchos agobios, saca otra prima serranida:



Después de esas dos capturas, sustituí los minnows por algún poper y paseante, esperando que apareciera el pejerrei que casi me deja sin baila, pero nada quería romper en superficie, tan sólo las olas.
Estuvimos buen rato por esos veriles, hasta que decidimos movernos un poco y probar en zonas algo más someras, por fuera de las bajas...pero nada. Tan sólo el compañero pudo observar como un hermoso pejerrei perseguía el señuelo hasta las piedras, sin terminar de atacar.
Yo por mi parte, en mi persistencia detrás de los serranidos y espáridos, pude sentir un buen trancón al final de la jornada, pero sólo le dio tiempo de cabecear dos o tres veces para luego destensar la línea. En fin, que le vamos a hacer.

Las cartas estaban echadas, ya eran las 4 de la tarde y el estómago resonaba y se retorcía de la fatiga, por lo  que pusimos rumbo de nuevo hacia el hogar.

Ahora, como muchos, esperamos esa ventana que se aproxima, ese intervalo de bonanza que parece que nos dejara acercarnos a ese patio en el que jugamos, nos entretenemos y disfrutamos como niños.
A ver si estreno ya la Lami Evo 60lb con los del antifaz, que le tengo unas ganitas...


PD: Queria aprovechar también la ocasión para felicitar al amigo Daniel, que según me acaba de contar, terminó subcampeón(cinturón azul) de Canarias de Jiujitsu después de caer contra un paisano de la Granca. Enhorabuena Daniel.

5 comentarios:

josé luis dijo...

Bonitas esas bailas, pez que se me resiste, pero no pierdo la calma en coger algún día una, aunque sea más pequeña, enorabuena, y que decirte de ese relato, uffff, una pasada, de nuebo (chapo), esperamos con ancia, que el tiémpo por aquí afloje un poco, por lo que veo en la guindguru, vienen dias fuerte,
un saludo y que sigais disfrutando con esa pesca laig,,,

Y digo yo dijo...

¿Qué tal las sensaciones con la Punctatus? 2 kiletes ya es una pieza considerable. :)

cañacortada dijo...

Veo que darle caña a horarios poco usuales se te sigue dando bien. Comienzo a las 11,30 y final a las 16H. Así da gusto. :)

Bonitos peces.

Saludos.

Femés Elvira, dijo...

Siento la tardanza.

José Luis, seguro que algún día cae alguna por allá. Gracias y un saludo.


Vecino, la verdad que tienes razón: luchan una pasada para el tamaño que tienen, y esta incluso me deleitó con par de saltitos fuera del agua mientras la perseguia el pejerrei. Sólo las había visto pequeñitas, ese tamaño fué una sorpresa.


Angel!!!
jejejej, ultimamente estoy algo gandúl, e intento aprovechar las horas buenas de cada pesquero(ahora tengo tiempo).
Espero que vaya todo bién por la redonda.
Cuidate múcho y un saludo.

Brujulas dijo...

Una gozada la gran lucha de las preciadas Bailas. Spinnig mucho mas.

Saludos Femes.