lunes, 19 de julio de 2010

Nuestro querido verano.

Algo perdido sí, y ausente tal vez, pero no desaparecido.
Por culpa de una avería en el dichoso módem, llevo semanas sin poder echar un vistazo ni cuchichear por aquí.
Algo se ha hecho, pero la cosa anda triste. Muy triste.

El verano.

Si, el verano es la fecha pre-establecida en la que queremos coger vacaciones, ir a la playa, tomar el sol... Todo eso lo hacemos, sí, pero por aquí para ello hay que buscar refugio. Refugio del viento, de esos alisios gracias a los cuales no nos achicharramos (asamos de calor) con esta solajera( fuerte sol) que desde hace un mes han llegado con ganas para no marcharse seguramente hasta finales de Agosto o ya entrado Septiembre. Por si fuese poco, también la fuerza de mar barre el fondo y golpea los riscos, por lo que no nos acercamos mucho. Que nos queda "estopa" vamos.

Estos meses no suelen ser buenos para la pesca. Por una parte, el agua caliente no es buena amiga de la actividad de ciertas especies que nos interesan por aquí, y por otro lado las condiciones climatológicas no acompañan.
Sigo acercándome cuando puedo a veriles propensos, únicamente en esos momentos en los que creo que se dan las condiciones necesarias para llevarme una sorpresa. Pero lo dicho, la cosa está triste.

Una ventana en medio del temporal.

La semana pasada, justo en medio de todo este temporal de viento contante, se abrió una ventana tan insólita como inesperada. Nadie lo intuyó ni predijo.
Tarde, muy tarde(sobre las 10 de la mañana) me vine a asomar a la ventana para comprobar como el viento de la noche anterior había desaparecido, y el habitual ruido de las olas rompiendo en el bajo del Quemado casi ni se oían al romper sobre él. Se me pusieron los pelos de punta y tardé menos en desayunar que en salir disparado por la puerta con los bártulos de pesca, o sea nada.


Una suave brisa del nor-este reinaba en un día en el que muchos ya habían ocupado puestos a la hora(tardía) de mi llegada al pesquero.


Pasadas las 10,30 ya estaba lanzando en los veriles espumosos, detrás de los sargos y lubinas. Hay algo de ola, pero contenida. El viento, casi inexsistente y de espaldas. Uso la 2,50 acci. 20-50 con 15 lb de trenza. El día está ideal.
En más de dos horas de pateo nada se digna a atacar ni el Dolcce, ni el Adaggio, ni el Komomo...nada. Decido marchar para casa a descansar y ocultarme del fuerte sol hasta la tarde, en la que visitaré la zona con la marea llena. La hora buena de la mañana ya la he perdido.


Y es por la tarde, en compañía de la parienta que aprovecha para darse unos baños y tomar el sol, cuando un sargo decide atacar el Komomo.

 Curiosa la cantidad sargos que ultimamente salen. Si algo puedo confesar, es que el escenario y la dificultad que supone dar con ellos, hacen que su captura sea un disfrute y una alegría.

Ya nada más dio la tarde, pues abandoné rápido la pesca para disfrutar de los baños en los charcos y el sol. Una gozada: por un lado mi novia quedó contenta, por otro yo disfruté de la pesca y tomé apunte de nuevo pesquero.

Un pez, uno.

Es una frase de Nicola Zingarelli, el boss. Esa frase escondía más de lo que dejaba ver, y se me quedó grabada el día que la leí hace unos años en uno de sus artículos. Me cautivo de alguna forma cómo y por qué se podía y debía poner tanto ímpetu en la elección de la presa a conciencia. Un artista el boss.

A Nicola le tengo un gran respeto por ser quién es, e intento seguir las andanzas suyas y de Mario siempre que puedo, aprendiendo y satisfaciendo curiosidades, deleitándome la vista y engordando el libro de Petete.
No nos conocemos en persona, tan sólo a través del teléfono y medios virtuales( la verdad poco). Sin embargo, he oído, leído y visto durante años infinidad de opiniones, comentarios y escritos de él y sobre él. Cada uno, en casos similares al mío, se puede hacer la idea que le dé la gana de como es cada uno cuando nuestras referencias personales se ciñen a lo virtual y no al cara cara. Yo me quedo con la mía y con el pensamiento de que para bien o para mal, hay que intentar ver más allá de lo que las letras muestran en el papel, aunque dicho sea de paso que esto a mí a veces me cuesta.
Al grano que me lío...

A la mañana siguiente intuía que el día se despertaría de igual forma que el anterior, y esta vez si que no podía desaprovechar la ocasión. Lo dejé todo preparado y planeado para la mañana siguiente. Acudí al pesquero a media marea, en el momento en que los charcos quedaban a poco fondo de la superficie, en el instante en que las olas dejaban un manto blanco de espuma impecable. Puse uno de esos señuelos que creo que confunden, que imitan de alguna forma a las presas de las que se alimentan. En una hora y media de lanza y recoge, salió mi premio.
Una preciosa lubina de algo más de tres kilos, buscada a conciencia y no sin mojarme y jugarme algún resbalón, que sale a tomar el sol en mi compañía y dejarse retratar. Tengo lo que buscaba, y la verdad que la sensación de felicidad rellenó mis ansias de pescar. Un pez, sólo uno, pero que con el trabajo e ilusión que lleva detrás valia por par de ellos. Ya me podía ir tranquilo.
Como siempre, aguanté una hora más en el pesquero, pero la falta de agua ya vaticinaba retirada por mi parte.

Adiós Dolcce, Adaggio y Nabarone...

En días grises, nublados, con viento y mares...no se puede esperar que todo salga del color de rosas. Hay momentos, épocas, en la que la intuición nos dice al oído que podemos y vamos a rascar algo. En otras ocasiones nos aconseja que nos quedemos en casa, que no toquemos una caña...pero nosotros no escuchamos, o nos hacemos los "suecos"...

En tres días, he perdido tres de mis comodines. Tres señuelos que me iban muy bien y que ahora, en tiempos de crisis, se suman a los señuelos, trenzas, anillas...que tenia pendiente adquirir. Eso sin contar con la Lamiglass Evo15lb, la nueva Jigrex de Shimano o una Jigging Master para el Accu, unos caprichos que aún tengo pendientes. Hay madre...
En fin, que seguiremos rascándonos los bolsillos.

9 comentarios:

Raul lomac dijo...

se te va alargando la lista compañeroo!!
asi andamos la mayoriaa GASTANDO Y GASTANDO.. jejeje

es siempre un gustazo pasar por aqui y llenar la mente de algo bueno..
ya se echaba de menos esos relatos y las fotos con esas olitas detras jeje todo un placer admirarlas...

un saludo my friend cuidece,, Y espero verle pronto a pie de veril....

Jose Valle dijo...

Es una pena que esos alisios den tan poca tregua, muy identificados nos sentimos por aqui cuando nos sopla duro el nordeste, aunque solemos tener ventanas mas duraderas.
Me sigue resultado muy curiosa como los sargos atacan esos señuelos, a mi nunca me ha sucedido..y eso aqui hay gran variedad y cantidad de esos esparidos..."seguiremos"
Felcitaciones por esas capturas y un saludo.

josé luis dijo...

Enorabuena por las captura, y por supuesto con los relatos,
un saludo

Femés Elvira, dijo...

Si que se alarga Raúl...comprar y más comprar.Y eso que se me olvidaba una caña de spinning que tengo ojeada.
Me alegro de que lo pases bién por aquí.
Un abrazo.

Si que es una pena Jose...
La verdad que es una regla fíja y resignación lo del viento en estas fechas.
A mí también me sigue asombrando lo de los sargos. La agresividad que demuestran, a pesar de que sólo se alimentan de erizo y marisco, de verdad me asombra. Puede que se deba a distintos comportamientos, en diferentes ambientes... A ver si les metes mano por allá arriba.
Gracias, y un saludo igualmente.

Gracias José Luis, me alegro que te haya gustado.
Un saludo.

UNO DE TANTOS dijo...

Lo de los sargos a spinning en Lanzarote me llama la tención. Es una de esas entelequias que otorgan atractivo a esto de la pesca con señuelos. Que me lo expliquen porque no lo entiendo.
Me parece muy curioso. Reproducción, hábitos alimenticios diferentes, temperatura del agua...vaya usted a saber.

Lo del verano es coincidente, lo sufrimos con la misma canaria resignación.
Lo de las compras también es hábito común y aunque en lo que a servidor respecta esa debilidad ha menguado, En un cuarto de azotea tengo 26 cañas de spinning que me recuerdan quien fui y algunas veces sigo siendo.

En fin Femés, resignación veraniega. El otoño esta a la vuelta de la esquina.
Y gracias por mantener un blog grato al seguimiento. Ya sabes, contenidos, razonamientos, respeto al castellano, colores, tonos, proporciones...
Salud y suerte.

Y digo yo dijo...

Es como nuestro paro biológico por forzoso, al menos así me lo tomo yo. Las salidas se hacen por mono más que por intención de pasar un rato agradable porque sabes que las vas a pasar canu…as, pero aun así vamos. Es buen tiempo para ir a la calita de viento trasero para hacer lances con este jig y aquel minnow, a ver cómo nada, cómo lanza o probar ese de superficie que no nos hizo tanta gracia la primera vez, a ver si es que no lo he usado bien, etc etc

Sobre el Sargus Conejerus no tengo ya nada más que decir, para mi que es una especie más egoísta que la del resto de las islas y todo lo que v lo quiere. Una cosa si tengo clara, en cuanto el tiempo nos de una tregua me planto con Antonio al otro lado de la Bocayna y estudio el asunto con usted de anfitrión, si da su permiso. :)

La Lubina está bonita y nos está dando mucho juego últimamente, no por cantidad, más que nada por como bien dices por satisfacción. A ver si la prima Baila se arrima de verdad este verano y nos acompaña.

David Martín Alcaraz dijo...

Hasta de parón pescas. Je, je.
Ojalá pillara yo una lubi de esas todos los días que voy de pesca :)
Mañana toca bass, que hemos encontrado este año lo que parece un buen spot.
El mar para más adelante, con el agua más caliente.
Supongo que no te pegas el salto al final este verano, ¿no?. Si te animas, avisa.
Un abrazo "con malafollá" :D.

Femés Elvira, dijo...

A mí esos seres con rallas me tienen desconcertado Mario, ya que por lo visto, de momento, parece que estos sargos son los pit-bull más egoístas de la familia...Yo tampoco entiendo porque por aquí parece que se muestran más agresivos. Y tampoco entiendo porque en cualquier época del año, atacan sin recelos...
Eso sí, he de decir modestamente que son un coñazo, en el sentido de la paciencia...

26?! ; Bueno, si se te rompe una, por lo menos de repuesto no te faltan (mejor no me cuentes los carretes y señuelos que tendrás aparcados...)jejejj

Muchas gracias y cuídate mucho igualmente.


Vecino, cuando se nos den las condiciones y usted y Antonio puedan, nos plantamos a por los espáridos (igualmente Mario, si puedes y apetece, date un salto).

Qué remedio que aguantar y mantener esa resignación veraniega...Algunos días, como comentas, me acerco a sacar fotos y probar señuelos y formas de trabajarlos. Se pasa el rato, se relaja uno y algo se va aprendiendo como bien dices.

Qué curioso Jose Luis, justo en estos días han salido las primeras Bailas del año. Toda una alegría.
Un saludo.


Suerte con esos basses David, y cuídame los spots, que seguro que a finales de verano me doy un salto por la sierra, que se preparen los seres de agua dulce. El taperio y "cantineo" granadino tampoco tienen desperdicio...jejjej

O sea, que me voy darte la tabarra a ti, a las truchas y a los basses que queden. Hablamos.
Otro abrazo golfillo...:)

David Martín Alcaraz dijo...

Niño, te he mandado un mail.