martes, 5 de junio de 2012

El futuro, pisando fuerte.

Esta entrada, es para mi prima María.
Aún en temprana edad, ya da señales inequívocas de que lo suyo es el mar. Nadie sabe lo que deparará el futuro, pero de momento lo que está claro es que le encanta navegar, y pescar.
Hasta ahora, y desde hace ya unos años, demuestra que la pesca con carnada se le da bien: chopas, bogas, galanas, sargos, cabrillas... suelen ser las víctimas. Pero de igual manera, ya ha tenido sobre sus manos un equipo ligero de jigging en varias ocasiones, con el que ha sacado algún bichito, siempre bajo la atenta mirada de la persona a la que siempre quiere acompañar, su padre, Pachico.

Es una excelente estudiante y mejor persona, de sobresaliente, y como premio, en muchas ocasiones lo único que pide es poder acompañar a su padre a pescar. Pide a gritos más velocidad en el barco, y sólo se aburre cuando el pescado no come. Lo dicho, aún es pequeña, pero para su edad ya es toda una marinera, y una pescadora.

Hace ya unos días, se vino con nosotros a pescar, con el plan de dedicar las primeras horas del dia a la pesca con carnada para que la niña tuviese su dosis de entretenimiento, y posteriormente acercarnos a piedras dónde fuese posible hacer un poquito de Jigging.

Empezamos primero pescando con gamba, tras las chopas, sargos y brecas, en un fondo mixto de 30mtr en el que durante más de dos horas nos lo pasamos pipa los tres. Pachcico y yo nos alternabamos las cañas, para que uno siempre estuviese pendiente de la niña, verdadera protagonista del día.
Posteriormente nos movimos a un arenal para probar con las bogas, y una vez más salieron unas cuantas. Nos lo pasamos de miedo los tres.

Y al fin, la hora de los hierros...
Llevábamos en el barco una Xzoga Taka si300, que Pachico tenía por casa, y decidí probarla junto con la Omoto 200, ya que en breve me llegaba una Taka si400 y quería probarla, contrastar sensaciones: flexibilidad, ligereza, largos, acción...

Empiezo con la Omoto, como siempre ligera y blandita (pero exageradamente potente)... cuando en la segunda pasada a la piedra, el patrón queda clavado con la Xzoga, lo que me da la oportunidad de verla trabajando. En menos que canta un gallo, Pachico pone un abade en seco, con el cuál se retrata María.



Unas cuantas fotos, risas y fiesta... y de nuevo a recolocarse sobre la marca.
Esta vez cojo la Xzoga. En la primera pasada la examino, observando cada detalle... sintiendo como se dobla, y trabaja un jig de solamente 150gr. Y en la segunda pasada, de nuevo pegada. Esta vez me doy el gusto de poder probarla yo mismo con un pez.

Es flexible, cariñosa... y sobradamente potente. En un cerrar de ojos, otro abade sube para hacerse la foto de rigor.




Y ya con estas capturas, decidimos poner rumbo a puerto, ya que por un lado el viento cada vez era más incomodo, y por otro, nuestra marinera infantil comenzaba a quejarse por falta de caña y pescado en sus manos.
De camino a casa, unas cuantas pajareras (muchísimas) se dejaban ver, pero tras probar en ellas con bucktails, paseantes, minnows... y comprobar que allí solamente los pequeños jureles y caballas estaban presentes, definitivamente recogimos todo y nos marchamos.

Fue un día muy bonito, ya que por un lado lo pasé de muerte con mi prima y mi tío, entretenidos con pescado pequeñito pero tan abundantes, que pescarlos con aquellos equipos ligeritos era una maravilla. Y por otro lado, pude contemplar como trabajaba la Xzoga Taka si y posteriormente disfrutarla con un preciosos abade.

A día de hoy, Dani y el que escribe ya tenemos cañas nuevas. Cortesía de Jigfisher, nos han enviado dos Xzoga: una Taka si400 que ha caído en mis manos, y una Black Buster200 para Dani. Ambas bastante blanditas y cariñosas, pero tambien dos demonios de potencia preparadas para los animales más malos que tenemos por aquí.
Ya las hemos probado estos días, y los resultados han sido inmejorables. Mañana si puedo, les cuento con pelos y señales como nos fue el fin de semana, probando nuestras nuevas cañas. De antemano, les adelanto ya que entre todas las imagenes, hay dos pejes preciosos, y uno de ellos fue una sorpresa absoluta.

No se lo pierdan. Algunos ya lo han visto, o lo saben, así que guarden silencio, y no se chiven ;)
Saludos.

3 comentarios:

Y digo yo dijo...

Veo que "Síndrome" ya se ha ido, me alegro ;)

Esa guapa primita pide a gritos un equipo de LRF, imagínatela con las Caballitas y los Chicharros.

Que nervios, qué será, qué será....venga escupe :)

iceman dijo...

Que bien, mi compañero de pesca más fiel es mi sobrino, (ya crecidito) así que te entiendo perfectamente.....no tienen precio ese tipo de cosas.
Por otro lado, enhorabuena, por lo mostrado y por lo no mostrado, que no pienso spoilear, pero, que sorprendentemente, lo conozco. Lo de internet y el flujo de información, es cuando menos impresionante. Les garantizo, que visto desde fuera, por el blog, seguidores, etc, son un referente en el mundo de la pesca en canarias. Enhorabuena y gracias por ilusionarnos a todos los amantes de tan bella pasión, y más en estos días que corren donde precisamente, la ilusión, es el bien más preciado ante tanto pesimismo.

Femés Elvira, dijo...

Más o menos creo que la cosa va cogiendo color JL.
No hubiese sido mala idea lo del LRF, seguramente nos lo habriamos pasado bién con los peques. Durante todo el ráto que estuvimos haciendo Jigging, no parabamos de ver pajareras a nuestro alrededor.

Voy a ponerme ahora, a ver si acabo pronto ;)



Gracias Iceman.

Tienes razón en cuanto a internet: las posibilidades que nos ofrece, jamás las podriamos haber imaginado.
Igualmente gracias por tus palabras. Siempre es agradable escuchar cosas como esa.

Saludos.