sábado, 17 de marzo de 2012

Seychelles, in love with you.

Mi corazón se ha quedado allí.
Me cuesta hacerme a la idea de que estoy de vuelta, que ya no me encuentro en aquel paraíso. Sé de buena tinta que todo lo bueno suele terminar, pero esto es diferente, especial. Quiero a mi tierra, sus tradiciones y forma de ver la vida, pero aquello es otro mundo. Tengo la sensación de que parte de mi alma a quedado allí, a miles de kilómetros de distancia, y cada vez que saco de mi mente aquellas imagenes, y escucho la música que me he traído, se me saltan las lágrimas.
Recién llegado del trópico, y en lo que termino de pasar el Jet-lag, voy editando fotos de pesca, por lo que de momento voy a dejar costancia de porqué me he enamorado.


Más que sol, playas y pesca.

He de decir que esta era la primera vez que pisaba el trópico, la primera vez que me bañaba en el indico. Sin embargo, pienso que pocos lugares en el mundo pueden recoger, en tan poco espacio, tantas cosas como sucede en Seychelles. Es cultura, gastronomía, playas, selva, pesca... y una forma de vivir y entender la vida lo que me ha sobrecogido. Antes de seguir, creo importante dejar costancia de que la mitad de lo que leemos en internet, o lo que nos informamos en general, es mentira, y para nuestra satisfacción, aquello es mejor de lo que nos lo pintan. Sobre todo, no es tan caro y elitista como yo al menos pensaba.

Allí no hay prisas, todo lo contrario : se despiertan temprano creo que por el calor y el sol, pero comienzan a trabajar a la hora que se debe, no la que se impone. El lugar, al igual que muchos otros destinos, ofrece playas y vistas increíbles, arrecifes de coral y lagunas en las que los sueños se hacen realidad y la mente se evade de todo aquello que nos pueda perturbar aquí. Nada más bajar del avión y mirar hacia las montañas, lo primero que piensas es que en esos frondosos bosques, debe de vivir King Kong. Si miras hacia el mar y te detienes en los arrecifes, imaginas que allí los peces de colores y los Gts deben de pelearse por hacerse un hueco.


Y no es mentira, ya que en los numerosos paseos acuáticos que nos dimos por lagunas y barreras de coral, pudimos constatar que aquello era una pecera, un espacio plagado de peces de colores, y animales de todos los tamaños, que hasta en un metro de agua desarrollan su vida con total normalidad.

No hay palabras para describir la tranquilidad que reina en aquel lugar, en esas playas color azul y verde turquesa en las que hace más calor dentro del agua, que fuera. Bañarse mientras cae un chaparrón tropical (en un día cae el agua que en más de un año aquí en Lanzarote), resulta embriagador.



Estar acostado en la arena, sin que nada ni nadie te moles, y poder ver tortugas salir de los huevos y corretear en busca del agua, cangrejos de diferentes formas y colores invadir tu espacio, reclamando el suyo propio, y aves de colores y formas diferentes que se acercan sin miedo a tu lado, no tiene precio para alguien a quién le guste la naturaleza en su estado más salvaje. Entrar en el agua, caliente como si la hubiésemos calentado en un caldero, y nadar junto a cientos de peces de colores, era algo que retuvimos en la retina, y en las decenas de GB de nuestras cámaras de vídeo y fotos.

Por otro lado, la cultura es mestiza, variada, rica, atrayente e inmensamente dada a personas que como yo, venimos de lugares en los cada vez más la tranquilidad y la cercanía se transforma y copia lo peor, de los peores lugares.
Allí hay robos y atracos (nada, pocos y escasos) como en todos lados, ya que hasta en la selva más profunda y virgen del amazonas imagino que también habrán ruindades y trapicheos, pero aseguro, que con un poco de picardía y cuidado, vives y lo pasas a cuerpo de rey.
La gente vive a su ritmo, con una tremenda influencia americana/europea, avenida por años de colonización británico/francesa, y por la buena conexion que tiene con Asia, de la que llegan a muy buen precio ropa y enseres. Aún así, guardan con intensidad ese sabor, esa esencia criolla que los hace únicos. Living the crioll style...

 Cópia en miniatura del famoso Big Ben londinense, situado en el centro de Victoria.

 Al llegar, puede perecer todo alocado, sin sentido para los que vivimos en tanta norma impuesta con años de teórica corrección social : se conduce por la izquierda, lo cual nos descoloca al coger el coche, las líneas continuas solamente sirven para marcar cada carril, no para señalizar las zonas de prohibición para adelantar (solo hay un semáforo en todo Seychelles, y las señales de tráfico reinan por su ausencia), la guagua (bus), para dónde quiere, y la gente con sus automoviles, igualmente paran en mitad de la carretera como en el parking. Se nota a veces un cierto desorden, pero todo lo contrario es lo que sucede: allí, ellos lo tienen todo controlado, así viven felices, y sin problemas.
La policía practicamente no tiene trabajo en comparación con lo que habitualmente estamos acostumbrados a ver, y los trabajadores curran, pero a su ritmo. Seguramente, a un Seychelloa en España le durarían los puntos del carnet (si los tuviesen) solamente un día. Probablemente, un guardia de tráfico español en Mahé seria la persona más odiada de toda la isla.
Ver a veinte personas montadas en la caja de un camión como medio de trasporte, personas haciendo auto stop que rápidamente eran recogidas y montadas en la caja de una ranchera, guaguas llenas hasta las orejas... era pan de cada día. Nos contaban que hay accidentes, pero no graves ya que el tipo de carreteras, impiden que la gente pueda tomar velocidades elevadas con los automóviles.
No es locura lo que se respira, con los días te das cuenta de que dentro de su felicidad, se trata de armonía utópica, un ritmo que nosotros hemos olvidado y al que todos nos acabamos acostumbrando allí, y cogiendo gusto.



Es tal la mezcla y el sabor, que cruzas las calles rodeados de criollos africanos, europeos y asiáticos, indues, turistas...que respiras una mezcla interesante, acogedora y para nada radical. La frase que más escuché fue: No problem my friend... para todo hay solución, amistosa y cordial.

Uno de los tantos templos indues que populan por Mahé.

Por otro lado, está la gastronomía, y la naturaleza que allí reina.
Para mí fue una total satisfacción disfrutar de la exquisita comida que allí se ofrece. Estando tan influenciados por Asia, ofrecen una estupenda carta de sabores, especias y combinaciones que aquí en Europa no solemos apreciar. El pollo, pescado, arroz, verduras y fruta eran el pan de cada día. Allí, todo se hace con coco, curry, pimienta o al estilo criollo, usando en todas sus combinaciones deliciosas recetas que pueden con los paladares exigentes.

 Puestos cercanos al mercado principal de Victoria.

Hay un sin fin de formas y recetas, que con el tiempo se han mezclado entre ellas debido a la influencia que Europa, África y Asia han ejercido en este sentido.
Lógicamente, pescado hay para parar un tren, y puedes adquirirlo directamente del mar pescando, comprandolo en la misma playa o en el mercado principal.

Mercado de Victoria, puestos de venta de pescado. Habian decenas de especies de Trevally, Groupers, Snapers, Jobfish, Tunas, Pez loro...

Decenas y decenas de tipos de frutas, verduras, peces... artesanía y personajes se entremezclan en las calles, playas y mercados, dando al turista esa impresión alocada pero armoniosa de que todo está en un lógico orden, desorden para aquellos que prefieren el metro y las autopistas ante los mercados y caminos rústicos/costeros.
Entrar en caminos y senderos que rodean las playas, y los bosques, es brutal. Miles de flores, arboles frondosos, cocoteros y palmeras, hacen que aquello parezca parque jurásico.

 Murcielagos de la fruta, miles de estos animalitos sobrevuelan a diario los cielos de Seychelles.

Hay cientos de especies interesantes, muchas de ellas escondidas del ojo humano al cobijo de los bosques, pero son los murciélagos de la fruta, los lagartos y las tortugas gigantes los que más impresión me causaron. Lejos de lo que cuentan acerca de que hay pocos murciélagos, aquello está lleno, como si de gorriones se tratase. Sobrevuelan durante todo el día el cielo, con una embergadura de casi un metro, y se alimentan únicamente de fruta, ocasionando durante la noche peleas entre ellos por los mejores bocados, que suelen acabar con mangos y papayas rebotando contra el tejado de las casas.

Igualmente, las tortugas son impresionantes, como los cocos, los peces, los árboles... Nos habían contado e informado, que la tortuga originaria de Seychelles estaba extinguida, pero allí nos informaron que no, que aún quedan ejemplares recluidos (que no en libertad), en diversos jardines botánicos y privados. Caso aparte ocurre en otras islas como Praslin y La Digue, en las que la repoblación se ha efectuado a partir de ejemplares traídos desde las Islas Galápagos.

Tortugas gigantes de Seychelles.

En fin, que el lugar es una delicia para los sentidos, y para los amantes de la fotografía, tanto terrestre como acuática.



En poco tiempo, el disparador de la cámara salta una y otra vez, evidenciando en la tarjeta de memoria imagenes y situaciones inimaginables y surrealistas, propias del mejor de los trópicos y lugares del mundo.


Y la pesca????

Y alguno se estará preguntando, y la pesca?? Pues en cuanto al Jigging y Popping, sólo puedo decir que nos tocó lo peor, o sea viento y una luna que nada ayudaba. Fueron días en los que Neptuno nos impidió acercarnos a los arrecifes sumergidos e islas que teníamos en mente, días en los que para obtener buenos resultados tuvimos que trabajar bastante. No sacamos ni la variedad ni la cantidad con la que habíamos soñado, pero nos volvimos con cientos de fotos y vídeos olientes a escama que nos hacen ya pensar en el próximo viaje tropical del año que viene, el cuál dedicaremos exclusivamente a pescar, dejando algo de lado el turismo. Muchos Gts, meros, jacks y otros bichos raros no fallaron.
Termino estos días de editar las fotos que voy a colgar, y mientras les dejo tres imagenes que resumen la alegría con la que volvimos a casa.




Más, a la vuelta de la esquina, en unos días y con olor a trópico, a escama tropical...

Seychelles, una parte de este corazoncito se ha quedado allí.

Pd: Escala en Dubai, una odisea y tomadura de pelo por parte de los ajentes de seguridad dubaities. Ya les cuento proximamente, pero si les digo desde ya, que si puedo, Dubai no lo vuelvo a pisar en la vida.

23 comentarios:

Y digo yo dijo...

Los odio..... :-(

Carlos Redruello dijo...

¡QUé buen repor, estimula los sentidos por tan buena narración!. Los peces pasan a una segundo lugar

Femés Elvira, dijo...

No me odies vecino querido, que yo te adoro un montón ;). Lo que tienes que hacer es venirte el año que viene, te lo pasarias pipa.

Pd: Si ahora me odias, espera a que veas el resto de imagenes con los Gts :) jejje. Un abrazo!!!

Y digo yo dijo...

Lo siento pero se me ha roto el ordenador.....venga rapidito :-(

Femés Elvira, dijo...

Muy buenas Carlos, me alegra que te haya gustado...
La verdad es que traté de describir, y resumir parte de lo que ví allí, y como lo sentia todo. Aquello es increible, y para mí, recoge todos esos factores que te hacen ser feliz, apreciar y disfrutar plenamente de un lugar, de una forma de vida...y puedo asegurar que me he quedado corto hablando de ello, ya que podría pasar horas describiendo y narrando las maravillosas sensaciones que tuve allí.

Como tu bién dices, la pesca pasa a un segundo plano en estas situaciones, pese a ser otro factor que enamora, por la variedad, cantidad y calidad de las capturas, pese a que no logramos ni el 30% de nuestros objetivos (por el mal tiempo y logística). Eso sí, el principal, que eran los Gts a Popping, lo logramos plenamente.
Todo en conjunto, es lo que me ha hecho enamorarme de Seychelles.

Saludos señor!

Femés Elvira, dijo...

Jjajjaja... ok, esta tarde-noche seguro están, que ahora me toca zafarrancho ;)

antton dijo...

Bonito reportaje Femes, tan buen narrador como pescador, y además con ese don de dejarnos con las ganas de más. Felicidades!!!!

geni dijo...

Que sana envidia me das,siempre he tenido espiritu aventurero y viajero pero por desgracia mi economia no me lo permite,de verdad que tiene que haber sido algo magico,estoy ansioso por ver ese articulo sobre las salidas pesqueras.
Me alegro mucho que hayas disfrutado del viaje

Femés Elvira, dijo...

Muchas gracias Antton (no me digas mucho esto, que al final me lo creo ;) ).
En estos dias cuelgo la segunda parte del report, sobre como nos fué la pesca por las islas interiores de Seychelles.
Saludos.

Femés Elvira, dijo...

La verdad es mi economía ultimamente tampoco está como para tirar cohetes, pero quitandome pequeños y grandes caprichos durante el año, he podido cumplir un sueño. Ahora, que tengo la receta, sé como hacer para repetir.
Espero que en algún momento también puedas cumplir los tuyos Geni, a no ser que hayan grandes impedimentos, todo es proponerselo.
Gracias, y saludos.

Uno de Tantos dijo...

No conozco Seychelles, solo Farqhuar, que es tanto como decir que lo único que alguien conoce de España es el Mar de las Calmas en el Hierro, pero en lo que a pesca se refiere, Seychelles es probablemente el mejor destino posible. Por versatilidad, abundancia y calidad.
Me alegra que te gustara y que te quedaras enganchado a la experiencia. No tenía ninguna duda al respecto.
Me inquieta el asunto de Dubai, dime que el equipo de pesca no tuvo la culpa, que fueron 4 botellas de malvasía que llevabas en la mochila de mano lo que desató las hostilidades. En cualquier caso, te llamo un rato de estos y me cuentas.
Enhorabuena.

Femés Elvira, dijo...

Hacer turismo por las islas de Seyechelles es increible Mario, a una persona como tú que valora tánto los aspectos culturales, la diversidad y calidad de vida, seguro que también le enamoraria. Por otro lado, con lo que te gusta también la fotografía, seguro que agotarias rápido las tarjetas de memoria, hay millones de imágenes para retratar y situaciones de lo más curiosas :).

Lo de Dubai, y la seguridad, es demasiado: los carretes para ellos pueden llegar a ser armas de destrucción masiva (tuvimos que explicarles para que servian, y lo que costaban todos los equipos que llevabamos, ya que póco más y nos los quitan con el trenzado, o le metian mano a la trenza con un cuchillo...), los jigs tipo Droper o Andaman son cuchillos para degollar cabras (también hubo que explicarles para que servian), y las trenzas y bajos son guillotinas (en esto tenian razón, ya que con sólo un metro de trenzado en el cuello puedes llegar a hacer daño a alguien). Solución 1: Llevar las líneas, bajos y jigs en el equipaje de facturación y rezar con el tema de los carretes. Solución 2: Llevar todo en lo facturado, y rezar al santo de turno para que llegue todo bién. Solución 3: No pisar en la vida Dubai si te vas de pesca.
En fín, que hay que comerselo con papas, tener suerte y rezar para que no te tengan pasando mil y un controles de escaner, subiendo y bajando plantas por el aueropuerto, y que no te vacilen luego con el maldito Barca/Madrid mientras ellos se rien y tú estas a punto de perder el avión hacia Mahé... Lo pasé mal, y lo dicho, si puedo no piso más Dubai.

Un abrazo señor, y múchas gracias por todos los consejos que nos diste.

iceman dijo...

Estimado Femés:
Enhorabuena por tan maravilloso viaje. Los GTs, impresionan, más sabiendo que ese bicho es potencia bruta, para superar eso, ya sólo te queda pillar un atún gigante.......eso sí, ahora, de vuelta, debe ser jodido salir a pescar.........pero uno se adapta rápido, es como cuando ves cualquier ciudad importante, luego a la vuelta, todo parece ínfimo.......
Algún día, espero poder realizar un viaje así con idéntico propósito. Lo de Dubai, lamentable, pero vamos, hay muchas fronteras en donde les da por tocar los c....... Van tan sobrados con lo del petróleo, que desprecian el ganarse a los viajeros o turistas.......mentalidad corta.
Un saludo.

Femés Elvira, dijo...

Buenas Iceman.
La verdad es que la vuelta ha sido deprimente... adoro mi tierra, pero me siento algo descolocado, imagino que será volver a adaptarse ;). Lo de los GTs es impresionante: aún habiendo capturado aquí muy buenos ejemplares de Serviolas Dumerillis, grandes dorados y pejerreis, creo que a los Gts no los supera nada: las persecuciones tras los popers de múchos ejemplares peleandose por el señuelo, los estallidos en superficie, las carreras que imprimen, aún con el fréno trancado, y lo hermosos e impresionantes que son (tienen cara de malos), supera todo lo que hasta ahora había conocido del mar, en modalidades de spinning y jigging. Por otro lado, la variedad, y calidad de las aguas tropicales me hace pensar que ese es el destino, y sueño de cualquier apasinado y bohémio de la pesca con señuelos. Los atunes (rojos y aleta amarilla) espero probarlos en breve, pero las cuberas en superficie también cuentan que son brutales. En fín, que ahora la mente la tengo en otro lado, y la realidad es lo que hay...

Espero que también puedas disfrutar de un viaje así y disfrutarlo. Nosotros ya el año que viene estamos maquinando otro destino, ahora que he probado, quiero/necesito repetir. Eso sí, espero hacer escala en Italia, Francia, Inglaterra... aunque tenga que hacer más horas de vuelo. Dubai, es un coñazo.
Saludos.

Moises dijo...

Que bueno Femes, buen repor!!! Sigo a la espera de la edición de esas fortachas y me dejas con la intriga de lo que sucedió en Dubai. Un saludo!!!

Femés Elvira, dijo...

Gracias Moi ;).
Mañana seguramente colgaré las fotos. He llegado, con múchas cosas pendientes por aquí... En Dubai no es que pasará nada que no me hubiese imaginado que podia suceder (la inexperiencia se cobro un precio), pero fué algo desagradable la escala allí.

Saludos.

Carlos Ramos dijo...

Hola Femés..

Antes de nada me alegro mucho que te lo hayas pasado en grande..

Lo de Dubai pasa en todos lados incluso aquí mismo sin ir mas lejos, habría que hacer un listado de objetos sospechosos para no llevar en el equipaje de mano, yo ya facturo todo el equipo de pesca exceptuando los carretes sin las bobinas que los llevo de mano, y aunque siempre van dando el cante en todos los scanner han pasado sin problemas.

En este último viaje a Lacadivas por motivos de trabajo tuve que venir un día antes solo, y con todo el equipaje ya facturado mientras esperaba en la sala de embarque la salida de mi vuelo de regreso(todo esto en el aeropuerto de Cochi en la India), me vino a buscar a la sala una chica del personal del aeropuerto, vino directamente a mí, ¡con toda la gente que había en la sala!, me pidió amablemente los resguardos de mi equipaje y al tratarse de mi maleta vino un policía y me pidió que le acompañara a ver que demonios era aquello que llevaba allí dentro, en fin tuve que bajar a abrir mi maleta, estaban mosqueados con los jigs, cuando vieron de lo que se trataba y entre risas me preguntaron que como había ido la pesca. No és la primera vez que pasa, en fin que nuestro material canta mucho y se vé que no andan muy acostumbrados a verlo, pero el susto no te lo quita nadie.

También todo depende de quien te toque ese momento en el scnanner, te puedo decir que en Francia son muy tiquis miquis, lo mejor es colaborar sin objeciones para no retrasar el proceso.

También he tenido la suerte de pasear por Victoria, sus tiendas, su mercado, sus calles, sus gentes..., impregnándome de sus aromas y escuchando el Criolle, son cosas que quedan grabadas en nuestro disco duro para siempre, te entiendo....

Ahora mismo está Iván por allí pescando con un grupo, vamos a ver que cuentan a su regreso...

Un saludo

Y digo yo dijo...

Eso me pasó a mi en el Hierro Carlitos, solo que me llamaron por megafonía, yo estaba tomando mi cortadito y como me oli de qué iba el tema me lo tomé bien tranquilo y hasta tres veces me llamaron. Abrí la maleta delante de los Guardias miraron aquello pusieron cara de "este tio está como una cabra" y me dejaron seguir.
Tienes mucha razón en cuanto a depende quién te toque tanto aquí como en cualquier lado hay CAPULLOS de mucho cuidado, si estás en el extranjero no te qued otra que como dices colaborar y quitarte el problema de encima cuanto antes, pero si es aquí la tonteria más absurda se puede convertir en un problemón impresionante.

De todos modos vecino seguro que eso no te ha amargado el viaje un ATPC a tiempo cura muchos mosqueos ;)

Femés Elvira, dijo...

Gracias por el comentario Carlos, se agradece siempre que viene de gente con tánta experiencia en viajes tropicales como tú ;). Hay tres personas con las que nos gustaria coincidir el año que viene de viaje: usted, Iván, y por supuesto Don Mario.

Lo de verte sólo en Cochi, con la policia mosqueda por el equipaje... ufff, como tú dices, el susto no te lo quita nadie. Me alegro que todo se resolviese de buena forma.

Tienes toda la razón en lo que comentas, ya que por ejemplo a la vuelta, al volver a hacer escala en Dubai, no tuvimos tántos problemas con los jigs y carretes (las líneas volvieron enrolladas en cajitas de crema, voltaren...), es más, un agente nos hizo volver a explicarle para que servian los hierros, y al decirle que eran para pescar, amistosamente nos comento que él también pescaba, interesandose múcho en como era eso del Jigging (le causó curiosidad). Todo depende de con quién te topes en los controles, y lo mejor es siempre colaborar. Hace tiempo, escuché algo de que a Lito también le habian dádo la tabarra en Francia con las líneas creo...

Espero que a Iván y todo el grupo le vaya todo bién en estos días, y que traigan buenas noticias :).

Un fuerte saludo.

Femés Elvira, dijo...

Cási me lo amargan Abe, ya que por muy póco, cási pierdo el vuelo hacia Mahé. En realidad, no lo perdí gracias a que finalmente el vuelo se retrasó dos horas, de lo contrario tal vez me hubiese visto sólo en un aeropuerto enorme, reclamando y tratando de ponerme de acuerdo con personas que pasaban de mí, y los problemas que teníamos. Tuvimos la mala suerte de topar con los más toletes, los buenos ese día me da que libraban ;).
Pero gracias a vaya uno a saber qué, lo pasé tan tan bién durante esas cási dos semanas, que lo de Dubai no deja de ser una mera anécdota de la que ahora me parto de risas con los amigos.

Lo del Hierro también es curioso, pero no deja de estar uno en Canarias, España, o Europa. A mí lo que me dejó temblando era verme en un país Arábico, con gente que hablaba peor inglés que yo, y que no mostraba múcho interés en solucionar nada. Al llegar a Madrid, hasta me alegré de ver a la Policia Nacional en el control de pasaportes...amigos!! España, al fín!!! jjejej

Nicola Zingarelli dijo...

Enhorabuena Femés por tu reportaje, te lo has currado muy bien compañero. Seychelles siempre me ha parecido como un lugar de ensueño adonde ir a pescar pero nunca me atrevía a organizar un viaje allí por lo caro que salía, parece que estaba equivocado porque ahora hay mucha gente que va a los atolones del sur, los más caros, y no se queja por el precio, en fin será que como dice Mario, el lugar merece la pena.
Referente el paso por Dubai te aseguro que depende mucho de quien te toque porque yo he pasado por allí un par de veces y no he tenido problemas, pero soy consciente de que ha sido suerte porque en cada aeropuerto hay un par de idiotas que parecen esperarte para darte por saco.
Ciao

Nicola

Femés Elvira, dijo...

Múchas gracias Nicola, he tenido buenos maestros ;)
Seychelles es increible, mágico... la pesca es estupenda en todos los aspectos como ya sabes, pero hacer turismo por las islas interioes, sus calles, es embriagador, una borrachera de bienestar.
No es que sea barato (en cuanto a precios, me ha parecido bastante similar a Canarias), pero tampoco me ha parecido tan caro como pensaba. Sabiendo buscar, y organizar todo, se pueden conseguir muy buenos precios. Nosotros conseguimos un charter que nos proporcionaba dos barcos de 6 metros open con dos motores de 50 caballos cada uno, ideales para dos personas por barco, por unos 220€ al día(cada barco). Si consigues un barco nodriza, o estancia para poder descansar, el viaje puede salir bastante barato, obteniendo buenos resultados.

Los islotes del sur han de ser increibles, con un volumen de pesca muy superior a los del norte, pero también logicamente algo más caros, pero seguro que merece la péna.

Entiendo que todo esto de los aeropuertos, depende de quién te toque, pero es que lo pasé tan tan mal, que guardo un mal recuerdo. Pero soy tan optimista, que imagino que el año que viene no tendremos problemas. Por cierto, espero también poder coincidir contigo en alguna ocasión de viaje, ya estamos maquinando a dónde ir el año que viene: Socotra, Coetivy, Farquhar, Omán... Ojalá coincidamos;)

Un fuerte abrazo, Femés.

Marco dijo...

Buenas Femes,

Me alegro que lo pasaran tan bien. Menudos bicharracos. El Perera tambien!!! Felicidades al grupillo.

He pasado por Dubai como tres veces, Tripoli x 2 y el Cairo x 4, siempre en transito, durmiendo una noche en esos destinos etc. Siempre hay que tener calma. Pasar del tio que te habla como si no entiendes de que va la cosa, ofrecerle un pitillo, y sonreir.... El peor destino, por supuesto Tripoli, despues El Cairo (aeropuerto, claro) y por ultimo Dubai.



saludos desde CV